El equilibrio en la fotografía.

Cuando vemos una fotografía, la miramos con los ojos, pero estos son un mero transmisor de la información hacia el cerebro, que es el que finalmente interpreta lo que ven nuestros ojos.

Existe toda una ciencia que descubre y documenta cómo se comporta nuestro cerebro ante determinada entrada de información que es no verbal. O sea toda la que llega a nuestro cerebro a través de la vista.

Habréis observado en algunos políticos, que en sus debates y apariciones públicas gesticulan con su rostro, acompañando con sus manos, brazos y resto del cuerpo su discurso. Algunos lo hacen de forma inconsciente, pero otros tienen los gestos ensayados y usan argucias de carácter no verbal, con la intención de influir en el subconsciente de los oyentes.

Esto es fácilmente detectable. Cuando observamos a alguien que en su discurso hace uso de gestos continuamente, está tratando de entrar en nuestro subconsciente. Nos trata de transmitir un mensaje de confianza.

Bueno, y esto qué tiene que ver con el equilibro en una fotografía. Pues mucho. Esto solo ha sido una introducción para comprender de forma rápida como nuestro cerebro interpreta determinada información visual. Por ejemplo, y para terminar esta introducción, ¿Has visto alguna vez una película con subtítulos aunque estes viéndola en tu idioma? Vale, pues te habrás dado cuenta de que aunque la estas escuchando en tu idioma, la vista se te va a leer los subtítulos, aunque estén también en el idioma en que la estás oyendo. Es algo automático. Nuestro cerebro busca la lectura de los subtítulos aunque entendemos perfectamente el audio. Al final, tenemos que desactivar los subtítulos, porque no nos dejan centrarnos en la visión de la película.

Este principio, hace que cuando vemos una fotografía nuestro cerebro la intérprete de una determinada manera. Existen las llamadas leyes de la gestalt, que describen cómo nuestro cerebro, o al menos el de la mayoría de las personas, interpretan lo que los ojos están transmitiendo.

Así, que con lo que hemos visto hasta ahora, ya sabemos que si componemos nuestras fotografías de forma que resulten visualmente equilibradas vamos ha conseguir que el espectador de más mismas se sienta a gusto con la imagen y disfrute de lo que ve.

Otro ejemplo. Si te analizas a ti mismo, verás que cuando ves una fotografía, inconscientemente te vas a fijar en la parte o las partes más claras de la imagen, dejando en segundo plano aquellas que están más oscuras. Este es un principio que ha sido utilizado por los fabricantes de cámaras digitales para conseguir ahorrar en los costes de producción de las cámaras digitales.

Seguramente habrás escuchado que muchas cámaras digitales guardan menos información y detalle de las partes oscuras de la imagen captada. Esto es así, porque el fabricante, aprovechando esa característica de nuestro cerebro, y sabiendo que le vamos a prestar menos atención a las partes en sombra, utiliza menos memoria para almacenar la información de las sombras y partes oscuras, por lo que obtiene un ahorro de costes al usar menos memoria. Parece una tontería, pero cuando la fotografía digital se empezó a popularizar, los costes eran importantes y los componentes electrónicos necesarios para conformar una cámara digital nunca han sido baratos, aunque con el paso del tiempo es cierto que se van abaratando a la par que se aumentan las prestaciones.

Ahora ya sabemos que hay “algo” en nuestro cerebro que nos hace “ver” las fotografías de una determinada manera, y aunque no todas las personas “ven” de la misma forma, sí que hay unos patrones, que si seguimos, van a provocar que nuestra fotografía sea vista y admirada como una imagen agradable.

¿Y cuáles son estos patrones que nos van a ayudar a conseguir una fotografía equilibrada?

Pues bueno, este es el tema que dentro del aprendizaje de la fotografía más tiempo nos va a llevar. No es algo que se aprenda de forma rápida y sencilla, pero sin duda se puede aprender y uno mismo se da cuenta de cómo va evolucionando en ese aspecto.

Para empezar, de forma fácil y rápida, el primer tema a tener en cuenta para conseguir una fotografía equilibrada es seguir la famosa “regla” de los tercios. Y la ponemos entre comillas, porque aunque tomemos una fotografía siguiendo esta “regla”, no significa que la fotografía en si misma resulte atractiva a los ojos de los espectadores. Existen muchos matices que habría que tener en cuenta, y que conforman una enciclopedia completa. Baste decir, que los pintores, a lo largo de la historia fueron perfeccionando la metodología necesaria para pintar un cuadro que fuera el reflejo de una escena real. Eran los fotógrafos de la época, y formarse para hacer buenos cuadros era una ardua tarea que les llevaba buena parte de su vida.

Hoy día, la inmensa mayoría de fotógrafos amateurs o profesionales, no tienen los conocimientos que durante muchísimos años y a lo largo de la historia, la humanidad a ido recopilando. A no ser, claro está, que se haya estudiado bellas artes, o algún tipo de estudio análogo.

Alguien que haya estudiado el arte de la composición de los elementos que componen una pintura, podrá hacer fotografías excelentes, aún sin saber cómo funciona correctamente la cámara que tiene entre las manos.

Por otra parte, también hay gente que tiene un “don” para la fotografía, de manera que es capaz de tomar buenas fotos sin prácticamente ningún esfuerzo.

Pero volvamos al tema que nos interesa de forma más inmediata. Conseguir que nuestras fotos sean equilibradas. Para ello, y en primer lugar, intentemos usar la “regla” de los tercios, pero sin que sea algo estricto que haya que seguir al pie de la letra.

Por ejemplo, si situamos a nuestro sujeto principal en el centro de la fotografía, no estamos siguiendo la regla de los tercios, pero sin embargo podemos obtener una buena fotografía. En este caso, simplemente hemos de vigilar las cuatro esquinas de la foto, de forma que no haya nada que “desequilibre” nuestra fotografía. ¿Y como detectamos esto? Pues simplemente mira la imagen e intenta dejarte llevar por lo que ves. Olvida el ego propio de que la fotografía es tuya y te parece estupenda. Mírala cómo mirarías la fotografía de otro fotógrafo y déjate llevar por lo que te pueda transmitir. Si notas algo raro, si hay algo que no sabes porque no te hace percibir la imagen como placentera, seguramente habrá algo mal. Revisa la fotografía e intenta averiguar qué es lo que no funciona. De acuerdo. No es fácil, y al principio es muy fácil no saber interpretar lo  que la imagen nos transmite. Pero es que aprender a “ver” en el mundo de la imagen no es sencillo. Con el tiempo, aprenderemos, casi sin darnos cuenta, a saber cuándo una fotografía funciona o le falta “algo”.

En muchas ocasiones se recomienda a quien se está iniciando en la fotografía, que mire fotos  de otros fotógrafos. Esto le hará empezar a obtener una cultura visual.

No debemos preocuparnos de intentar “innovar”. De hecho en el mundo de la fotografía está todo inventado, con lo que va a ser muy complicado ser original. Esto no es un problema. Podemos obtener fotos maravillosas de un lugar, aunque ese lugar haya sido retratado miles de veces.

Aumentando nuestra cultura visual iremos mejorando nuestras fotografías, porque iremos educando a nuestro subconsciente de lo que es el estereotipo de una buena fotografía, de una fotografía que sea capaz de transmitir algo. Una sensación placentera, de rechazo, de admiración, de repulsa, se angustia, de satisfacción, de paz, o cualquier otro sentimiento.

Hay que decir, que no todas las culturas de las personas que habitan el mundo van a interpretar una imagen de la misma forma, ya que la cultura propia es un factor muy influyente a la hora de que el cerebro interprete la información de una determinada fotografía. Esto es especialmente constatable entre las culturas asiáticas y occidentales. Si nos fijamos en las imágenes de los anuncios de cualquier país asiático, inmediatamente nos vamos a dar cuenta de que usan colores muy chillones y saturados junto con unas composiciones muy atiborradas de personas u objetos. Es algo que nos llama de inmediato la atención, y puede gustar más  o menos, pero el caso es que nuestro cerebro rápidamente detecta algo que no consideramos habitual.

Volvamos a centrarnos en nuestra forma de hacer la fotografía. Por ejemplo, estamos viendo un paisaje que nos parece paradisíaco. Hacemos la foto, y vemos que no representa ni transmite lo que estamos viendo con nuestros ojos. ¿Que ha pasado?. La respuesta a esta pregunta no es trivial, pero vamos a tratar de explicarla.

El ser humano tiene la capacidad de ver en tres dimensiones, pero cuando hacemos una fotografía estamos captando solo dos. Estamos perdiendo la sensación de profundidad. Para simular esa sensación de profundidad y lograr que nuestro paisaje se refleje mucho mejor en nuestra captura fotográfica, hay un sencillo truco que vamos a comentar y que va a mejorar la fotografía muchísimo. Se trata de incluir algo que llame la atención en un primer plano cercano a nosotros cuando estamos tomando la fotografía.

Pero para ver esto de forma más sencilla vamos a usar unos ejemplos, porque ya sabemos aquello de que vale más una imagen, que mil palabras. Esto es un dicho del refranero Español, que indudablemente muestra un hecho cierto. La cantidad de información que es capaz de transmitir una imagen, requiere de muchas palabras para poder ser interpretada de la misma manera.

Fotografía de paisaje equilibradaFotografía de paisaje sin equilibrar
%MINIFYHTMLf781c398f41dfa400bd3d82201e52ed015%

El equilibrio en la fotografía de paisaje se logra situando algún objeto dentro del encuadre en el primer plano. En caso de no ser posible, se puede tomar la misma fotografía, pero cerrando el encuadre, es decir, aproximándonos a lo que más llama la atención del paisaje, pero sin incluir muchos más elementos, porque de lo contrario podemos obtener una imagen desequilibrada. La fotografía a continuación muestra el mismo paisaje pero con un encuadre mas cerrado que equilibra algo la imagen.

fotografía de paisaje con plano cerrado

El peso visual de un objeto o de los objetos que conforman una fotografía, es muy importante para que esta resulte equilibrada. Podemos decir que el peso visual de algo, es cuanto nos llama la atención ese algo. En la fotografía lo más importante es cómo colocar los objetos que aparecen en ella para que esta resulte equilibrada.

Aquí no queda más remedio que conocer las “leyes” que rigen nuestro cerebro a la hora de interpretar lo que vemos.

En este blog puedes ver un artículo bastante completo que permite entender cuáles son los principales factores a la hora de componer una imagen que resulte vitalmente atractiva y equilibrada. No dejes de leerlo.

A partir de ahora, el reto es intentar conseguir la mejor toma fotográfica de aquello que queramos inmortalizar. Para ello lo mejor es buscar distintos ángulos, posiciones, encuadres, etc que nos den la mejor imagen posible. Si sales a fotografiar en grupo con otros fotógrafos, comprobarás fácilmente que aquellos que más menos tienen el mismo nivel de conocimiento o experiencia tienden ha obtener fotografías muy similares unos de otros. Rápidamente uno se da cuenta de que tenía la imagen delante, igual que el resto de compañeros, pero no la hemos sabido “ver”. No pasa nada. No debemos desmoralizarnos. Es una situación perfectamente normal. Poco a poco, sin darnos cuenta, veremos cómo llegará el momento en que nuestras fotografías se van pareciendo más a las de otros fotógrafos con más experiencia. Ese será el indicador de que nuestras fotografías y nosotros mismos estamos mejorando nuestra capacidad de ver una escena y trasladarla al mundo digital con la mayor fidelidad posible, o bien imprimiéndole la esencia de los queramos transmitir con ella. Esto último en la mayoría de las ocasiones va a conllevar una edición digital posterior. Pero eso ya es otra historia, que no podemos tratar aquí, aunque si diremos que para conseguir una fotografía de alto impacto, siempre vamos a necesitar de un buen revelado digital o del uso de técnicas especiales a la hora de tomar la fotografía.

Una de las formas que existen para comprobar la evolución de uno mismo es presentarse a algún concurso de fotografía. Si nuestras fotografías son admitidas a concurso, ya es algo bueno, y si quedamos entre los primero nuestros, ya es un éxito. Si nuestras fotografías no son afortunadas, tampoco debemos preocuparnos. Participar en un concurso de fotografía y ganar o quedar en los primeros puestos es algo sometido a múltiples variables que no podemos controlar. Depende de la composición y el gusto del jurado, de los competidores, del tipo y ámbito del concurso. Si es local, nacional, internacional, etc.

Otra forma de probarnos a nosotros mismo es darnos de alta en algún servicio de venta de fotografías a través de Internet, lo que son las llamadas agencias de Stock, Microstock, etc. Esto requiere su proceso, pero te dará confianza y te animará a mejorar día a día. Si quieres darte de alta, puedes hacerlo directamente pinchando a continuación. Shutterstock es la agencia de microstock mas importante a día de hoy.

Registrate en Shutterstock pinchando abajo y si tienes dudas contactanos.



 

Tienes más información sobre la fotografía de stock aquí a continuación.

http://www.modelstockphoto.com/las-agencias-de-fotografia/
http://www.modelstockphoto.com/como-vender-tus-fotos-en-agencias-de-fotografias-stock-y-microstock/

Periódicamente se va añadiendo información en el blog al respecto de los temas.relacionados con la fotografía de stock. Visítanos periódicamente o suscríbete para estar informado de las nuevas entradas y novedades.


Configuración y ajustes camara reflex

Curso de fotografía CAMON: Configuración y manejo básico de la cámara.

En esta sesión se trata de todas las cuestiones relacionadas con la correcta configuración de las cámaras digitales. En esencia, ...
Leer Más
Curso de fotografía gratis

Curso de fotografía gratis. CAMON un año de fotografía.

En la red existen múltiples recursos para aprender fotografía de forma autodidacta. Estos están dispersos y es difícil seguir un ...
Leer Más
Clases de fotografía

Curso de introducción a la fotografía.

¿ Quieres aprender fotografía y no sabes por donde empezar ? No estas solo. Mucha gente nos hace la misma ...
Leer Más

Trucos para mejorar la calidad de las fotos y retratos.

Fotografiar personas puede ser algo muy intimidante para el fotógrafo debido a la presión que sufre sabiendo que el fotografiado ...
Leer Más
Modo manual

Modo manual de tu cámara digital. Aprende a utilizarlo,

El modo manual de nuestra cámara digital es el que nos proporciona el control total a lo hora de tomar ...
Leer Más
fotografo de bodas en valencia

El fotógrafo de bodas.

El fotógrafo de bodas es un profesional que presta sus servicios en un día muy señalado para las parejas, que ...
Leer Más
Fotografía de paisaje equilibrada

El equilibrio en la fotografía.

Cuando vemos una fotografía, la miramos con los ojos, pero estos son un mero transmisor de la información hacia el ...
Leer Más
EV Valor de exposición

El valor de exposición EV

¿ Que es EV en fotografía ? Hola. Hoy os vengo a hablar de lo que es el valor de ...
Leer Más

Aprende fotografía de forma ordenada

Internet esta lleno de recursos en los que por tu cuenta y de forma autodidacta vas a poder aprender fotografía ...
Leer Más
distancia focal

Glosario: La distancia focal.

En esta entrada vamos a tratar algunos conceptos básicos de la fotografía que se nombran habitualmente y que al recién ...
Leer Más
que camara me compro

Consejos finales sobre la compra de una cámara digital.

En esta entrada te detallo un poco mas mi visión personal a la hora de escoger una cámara digital, bajo ...
Leer Más
Limpieza sensor cámara digital

El sensor de la cámara digital.

El tamaño del sensor digital de una cámara es una cuestión fundamental a la hora de proporcionar calidad de imagen, ...
Leer Más
Consejos para comprar tu primera camara digital

Consejos para comprar tu primera cámara digital.

Si tienes 20 minutos disponibles, puedes escuchar este podcast en el que te hago algunas consideraciones a la hora de ...
Leer Más